“La Educación Física en la nueva normalidad”. Entrega 1: Reflexiones desde la calma con.. #EFTEAM”

Estos días el gobierno central comienza a dejar ver  algunas pinceladas sobre  cómo será el comienzo del  curso académico 2020/2021 si para Septiembre no hay vacuna. La principal medida dada a conocer hasta ahora implica que habrá la mitad de número de alumnos por aula alternando docencia “on line” con docencia presencial para intentar mantener la distancia social, se habla de la utilización de los espacios abiertos. 

Poco o nada, como por otra parte es normal, se ha hablado de momento de manera oficial sobre cómo afectará todo esto a la asignatura de Educación Física que, inexorablemente, va a verse modificada respecto a lo que venía siendo la “normalidad” para poder cumplir con las medidas de distanciamiento social. 

Las actividades de grupo, los deportes colectivos, el uso conjunto y rotatorio del material, la cercanía corporal son acciones cotidianas en nuestras clases que no van a verse el curso que viene, al menos, de momento. Se hace incluso difícil hasta pensar que  15 alumnos podrán al menos correr dando vueltas a las pistas o instalaciones cuando un estudio ha demostrado que la distancia segura corriendo, debe ser mucho mayor que los 2 metros establecidos como distancia social. El uso de la mascarilla también suscitará debate debido a alguna lamentable situación que ya ha pasado en otros países que han retomado la actividad escolar.  

Algunos artículos de prensa han manifestado “sus opiniones” sin ninguna base para explicar cómo ha de ser la Educación Física el curso que viene. Un ejemplo es este artículo e incluso algún  otro artículo ha llegado más lejos y ha propuesto que no haya Educación Física. Nuestra Ministra de Educación ha pedido que los gimnasios se convertirán en aulas. No hay problema… el patio es nuestro medio.

Este pequeño artículo intenta reflexionar desde la calma sobre las nuevas realidades y oportunidades que van a condicionar una práctica docente que casi con total seguridad será diferente durante el curso académico 2020/2012 y qué mejor que preguntando a docentes con una amplia implicación, experiencia y competencia en su trabajo en todos los niveles, tanto en Primaria, como en Secundaria como a nivel universitario.

Quién mejor que nosotros mismos para repensar cómo será la Educación Física en la nueva normalidad.

Para que el post no sea excesivamente largo vamos a publicar las entrevistas a los distintos docentes en varios post.

El primer grupo entrevistado lo forma el colectivo #EFTEAM formado por los muy activos Carlos González, Meritxell Monguillot, Carles Zurita, Josep María Piulachs y Lluis Almirall, todos profesores de Secundaria y colaboradores en la formación del profesorado junto con Carlos Gonzalez, profesor del INEFC-Barcelona, creo que no necesitan más presentación.

1.¿Qué habría que hacer en términos generales para que esta nueva situación temporal se convierta en una oportunidad para nuestra asignatura?

  • Dar más prioridad al aprendizaje que a la enseñanza. 
  • Dar autonomía al alumnado para que se gestione su actividad. 
  • Centrarnos más en las necesidades del alumnado y atender a sus características
  • Olvidarnos de los contenidos y poner el énfasis en los objetivos. 
  • Recomendar (y prescribir) actividad física a la comunidad educativa. 
  • Huir del “zaping” en Educación Física, es decir, enviar actividades para mantener activo al alumnado sin que lleven asociado ningún tipo de aprendizaje. 
  • Hay quién piensa antes en el envoltorio que en lo más importante: el regalo. Las estrategias didácticas siempre al servicio del objetivo, no al revés.

 2. Hay comunidades con currículos abiertos y otras con currículos muy cerrados…además sabemos que el currículo marca los mínimos pero que siempre se puede complementar….¿Cuándo miras el currículo, los estándares, los bloques de contenidos…? ¿Crees que será factible abarcar una gran parte de ellos como marca la ley?

Habitualmente el currículo se ve como la gran amenaza igual que muchos han percibido este período de confinamiento cuando en realidad ofrece múltiples oportunidades. Lo importante no es tanto aplicarlo sino saber interpretarlo, entender que està al servicio de que. Yo diría que es un momento propicio para mirar desde la calidad y la profundidad y no para trabajar desde la cantidad y la amplitud. Por ejemplo, aplicar los contenidos es fundamental para poder desarrollar competèncias, però sólo si están al servicio de objetivos bien planificados. Así, que en estos momentos todo lo que disponga el currículo que puedas transformar en un aprendizaje significativo y competencial atendiendo a tu realidad debería ser la prioridad. El resto por mucho que lo quieras abarcar no serà ningún valor añadido para el alumnado y creo que esto pasa por encima de cualquier otra cosa.

3. Aunque ya sabemos que los contenidos sólo son el hilo conductor para conseguir los aprendizajes esperados y la adquisición de competencias clave también condicionan la práctica docente, el modelo pedagógico, la metodología, las interacciones ……¿Qué contenidos crees que deberían ocupar una gran parte de las programaciones en lo que hace referencia a las clases presenciales en los centros viendo las limitaciones y que posibilidades que va a haber?

Si analizamos el currículum desde una perspectiva amplia, se pueden desarrollar casi todos lo contenidos, haciendo pequeñas adaptaciones a la nueva realidad. Los contenidos de condición física y salud, o de expresión corporal son los que pueden parecer a priori más fáciles de aplicar, manteniendo las distancias de seguridad. En este tipo de contenidos será relevante la metodología utilizada, para poder optimizar los espacios y evitar los contactos. Las actividades en el medio natural, si pueden realizarse en el entorno adecuado, nos da una oportunidad para trabajar sin hacinamiento y en espacios amplios. Los contenidos más controvertidos pueden ser los que hacen referencia a los contenidos de actividades de colaboración-oposición. Pero en ningún momento el curriculum cita que tengan que realizarse con los reglamentos oficiales de las federaciones. Si lo que se pretende es que alumnado desarrolle acciones técnicas y tácticas para conseguir un objetivo, teniendo un oponente que lucha por el mismo objetivo, siguiendo unas normas y desarrollando actitudes y valores deportivos, podemos conseguirlo modificando algunas normas de la actividad. Quizá la actividad no será exacta al deporte reglamentario, pero mantendrá la esencia educativa y la oportunidad de realizar aprendizajes significativos en una perspectiva competencial. 

4. ¿Qué metodologías/ modelo pedagógicos/ enfoques  crees que pueden ser los más adecuados para poder cumplir las restricciones y normas que vayamos a tener en nuestras clases y a la vez permita enriquecerse al alumnado por sus características particulares y cómo podrían aplicarse?

A nivel metodológico la situación abre las puertas a utilizar o priorizar un enfoque personalizado ya sea mediante ABP o ABR que permita al alumnado crear, monitorizar y autorregular sus propios objetivos personales al margen de los objetivos comunes tal como indica Neus Sanmartí. No obstante, se puede combinar con otras estrategias cooperativas como puede ser el marcador colectivo (sin necesidad que haya contacto) y buscando ese acercamiento o sentido de pertenencia al grupo dentro del distanciamiento que nos va a tocar vivir.

El enfoque metodológico personalizado no deberá caminar solo sino que la evaluación formativa deberá también adecuarse y responder a la situación pasando a ser una pieza fundamental y favorecedora de la autorregulación del aprendizaje. Para ello, combinar estrategias de autoevaluación y coevaluación ( mediante las TIC por ejemplo en entornos virtuales o aplicaciones móviles) pueden ayudar a desarrollar  la autonomía del alumnado. A modo de síntesis: Personalización + Evaluación formativa + TIC parecen ser una “triada” a tener en cuenta ante la nueva situación.

5. Tanto si hay dos horas como tres semanales de clase que ya tienen algunas comunidades, para que los grupos puedan separarse en dos y mantener el ratio de 15 alumnos, tendrá que aumentar la docencia online o la carga de trabajo para casa. ¿Cómo crees que debería ser esa carga de trabajo fuera del centro? ¿ Muy teórica? ¿Muy practica? ¿Enfocada a …? Si además el docente tiene que impartir las mismas clases prácticas y compaginar con la docencia online,¿ cómo  crees que puede articularse para que no conlleve una saturación del profesorado?

La carga de trabajo fuera del centro educativo tiene que huir del “hacer por hacer”. Para no extenderme en la respuesta, lo podría sintetizar en el hecho que sería interesante generar aprendizajes significativos para el alumnado y que hubiera una regulación del proceso de aprendizaje mediante la evaluación formativa y formadora. ¿Cómo haremos compatibles los aprendizajes confinados (fuera del centro) y los no confinados (en el centro)? Habrá compañeras/os que decidan hacer unidades didácticas diferenciadas (dentro/fuera del centro educativo). También nos podemos plantear hacer unidades didácticas a dos marchas, es decir, los mismos objetivos y contenidos trabajarlos en casa y en el centro.

“Saturación del profesorado”, tú mismo lo has definido a la perfección. Hemos estado desbordados/as el tercer trimestre confinado ya que, a parte de nuestra materia, tenemos cargos dentro de nuestro centro. Hemos de buscar estrategias para ofrecer lo mejor de nosotros mismos sin morir en el intento.

6. Si te apetece compartir algún otro pensamiento o argumento en relación a la Educación Física en esta nueva normalidad este es tu espacio…

Yo diría que este inicio de curso que viene debemos más que nunca preparar a nuestro alumnado para lo imprevisto. Estamos muy acostumbrados a ofrecerles rutinas para que se adapten al día a día de la escuela y esto nos vale  en una normalidad ya no existente. El año que viene vamos a subir el Everest y encontraremos ventiscas, aludes, falta de oxígeno… hay que preparar al alumno para este viaje ofreciendo pautas emocionales, de autonomía y organización e  implicarlos en su aprendizaje para que puedan desarrollarlas en condiciones adversas. Bases sólidas que nos permitan seguir el aprendizaje hasta llegar a la cumbre. Por último yo diría que nos debemos reinventar. Hay que entender que lo importante va ser nuestra presencia. Que nuestro papel se sienta importante en el centro más allà de nuestras obligaciones como profesores de EF. Hay que seguir garantizando escuelas SALUDABLES y activas en la nueva normalidad y en esa labor debemos ser la referencia fundamental a tener en cuenta.

Los comentarios están cerrados.